¿Qué KPI monitorear en el trabajo remoto?

EMPRESAS

Para los empleados, el trabajo remoto es un cambio en la rutina y la ubicación, pero para las empresas, es mucho más que eso: cada empresa tiene mucho más que considerar. Necesita saber qué indicadores clave de rendimiento (KPI) monitorear.

Antes el trabajo remoto era algo que solo las nuevas empresas tecnológicas consideraban una opción para los miembros del personal repartidos por todo el mundo. Luego, se desató una pandemia que obligó a las empresas de todo el mundo a reconsiderar la posibilidad de que permitir que los empleados trabajaran desde casa podría ser la única forma de evitar que la empresa fracase.

KPI indispensables

Estos son los KPI por monitorear en el trabajo remoto:

  • Autodisciplina: la capacidad de un empleado para trabajar de forma independiente.
  • Comunicación efectiva: la capacidad de un empleado para comunicarse de manera efectiva y eficiente con equipos y clientes.
  • Habilidades de aprendizaje: la capacidad de un empleado no solo para seguir un conjunto de instrucciones conocido, sino también para aprender cosas nuevas de manera eficiente.
  • Tareas remotas frente a tareas locales: ¿hay tareas que se pueden realizar o no de forma remota? Debe conocer la diferencia.
  • Responsabilidad: los empleados deben aprender a responsabilizarse de realizar sus tareas con menos supervisión.
  • Autodisciplina: los empleados deben ser capaces de concentrarse en sus tareas con menos supervisión.
  • Colaboración: los empleados deben ser capaces de trabajar con otros compañeros de equipo de manera eficiente a través del chat de video / audio y el correo electrónico.
  • Disponibilidad: los gerentes deben estar disponibles para discutir asuntos relacionados con el trabajo durante el horario comercial. Aunque los empleados pueden trabajar en un horario flexible, también deben estar disponibles durante el horario comercial.

La transición de su empresa de un entorno de trabajo estándar a un entorno completamente remoto o híbrido (remoto e interno) no tiene por qué ser un desafío. Dado que casi todas las empresas del mundo se han visto prácticamente obligadas a incorporarse a este nuevo orden mundial, la parte difícil ya está resuelta. Con solo un poco de planificación y trabajo adicionales, puede hacer que esta nueva realidad no solo sea perfecta, sino incluso más productiva.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn