Lorena Junco de la Vega comparte su experiencia del Home Office

La artista Lorena Junco de la Vega comparte su experiencia con el Home Office.
Emprendimiento y Startups

Ante el confinamiento intermitente vivido a lo largo del mundo durante el último año, muchas son las experiencias que acumulan millones en cada rincón del planeta; en particular para las mujeres ha traído a su paso muchos cambios significativos, principalmente en el rol que desempeñan al trabajar desde casa, así lo manifiesta Lorena Junco de la Vega, artista, coleccionista de arte, emprendedora y filántropa.

La también próxima autora de un libro que está por publicar este año, En Camino a Casa Lotus, está convencida de que la -ya no tan nueva- normalidad ha creado todo un universo de retos nuevos, pero también de oportunidades de transformación. 

Derivado de lo anterior, Lorena Junco nos comparte que la experiencia del confinamiento y del cambio de rutinas de momento la desequilibró emocionalmente, pero poco a poco empezó a ver lo positivo en la situación y en todo aquello que la rodea. 

“Sin duda lo que nos ha tocado vivir como mujeres, pero principalmente como madres trabajadoras, ha sido difícil y en ocasiones estresante, sobre todo en una realidad en la que se esperan los mismos resultados laborales tanto de hombres como de mujeres, aun cuando en el caso de las madres, además de atender el trabajo, deben atender a su familia”.

Las labores del hogar igual mostraron resiliencia

Para Lorena Junco de la Vega, la clave está en sacar lo mejor de cada situación y agradecer todos los días las oportunidades que la vida presenta; para disfrutar lo que se tiene: “Así como para transformarnos y reinventarnos, aun cuando el contexto de pandemia en ocasiones no nos permita verlo. La resiliencia, el amor y la gratitud son para Lorena los ingredientes principales para lograrlo”.

Expresa que en todo el mundo se ha luchado por lograr que se reconozca el trabajo de una madre en casa como una jornada laboral en ocasiones hasta más larga que muchos empleos, así como una carga de responsabilidades y trabajo en casa aún mayor.

“Si a una mujer que actualmente trabaja desde casa durante la pandemia le agregamos las labores propias del día a día en el hogar, puede ser pesado, pero si además le agregamos las labores de una madre como la coordinación del homeschooling y el cuidado de sus hijos, así como el compartir espacios vitales con la familia durante el día, tenemos como resultado una carga que puede ser sumamente difícil de manejar”.

Lo increíble es que aún con este panorama, Lorena Junco mantiene una actitud optimista y ha logrado verle el lado positivo a la situación, tomando en cuenta que al ser un contexto atípico es necesario adaptarse y ser resilientes.

“El home office durante esta pandemia es sin duda un reto para todas las mujeres, en menor o mayor medida, sin embargo, en mi experiencia, me ha llevado también a conocerme más a mí misma y a disfrutar la bendición de tener a mi familia unida observando el desarrollo de mis hijos cada día de forma más cercana”.

Finalmente, destaca que la vida nos enseña a ser más conscientes y responsables, así como el valor de lo que realmente importa: la salud, la familia, el amor a uno mismo, y el ayudar a los demás.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn