Los sindicatos de trabajadores de la salud presionan por un acuerdo laboral acelerado

Derechos

Dos sindicatos que representan a 131.000 trabajadores del sector de la salud de Quebec tendieron la mano al Primer Ministro François Legault para negociar “urgentemente” nuevas condiciones de trabajo a causa de la pandemia COVID-19.

En una entrevista con la Presse Canadienne el miércoles, los presidentes de la Federación Interprofesional de la Salud de Quebec (FIQ), Nancy Bédard, y de la Alianza del personal profesional y técnico de la salud y los servicios sociales (APTS), Andrée Poirier, fueron categóricos en su respuesta:

La Presse informó anteriormente de que Legault planteó el domingo el tema de las negociaciones sindicales del sector público y la posibilidad de firmar un convenio colectivo específico para los trabajadores de la salud durante tres años, que se negociaría rápidamente dado el impacto de la pandemia del coronavirus.
Normalmente, los convenios colectivos se negocian para los 550.000 empleados públicos, lo que incluye también las redes de educación y de servicios públicos.

Los dos presidentes dijeron que aceptan la obertura del gobierno, pero que la ven como una emergencia y están cansados de esperar.


“No estamos cerrados a nada”, dijo Bédard de la FIQ.

  • “Nada es imposible a partir de ahora”, añadió Poirier, de la APTS.

La FIQ representa a 76.000 enfermeras, enfermeras prácticas licenciadas y otros profesionales de la salud. La APTS representa a 55.000 técnicos de laboratorio, trabajadores sociales, psicólogos y otros en servicios sanitarios y sociales.

La situación no está clara para otras organizaciones sindicales de servicios sociales y de salud. La CSN, la FTQ y la CSQ representan, en particular, a miles de asistentes y también a enfermeras que no están sindicalizadas en la FIQ.

  • La interpretación de los comentarios de Legault el domingo pasado varió de una organización a otra. Algunos lo vieron como una oferta de negociación formal, otros como una posibilidad de que se planteara sin ser una oferta formal.
  • La situación es tanto más delicada para las otras organizaciones sindicales, porque la división entre las redes y las profesiones está entrelazada.

Por ejemplo, hay enfermeras en la red educativa y trabajadores cualificados en los centros de salud. Por lo tanto, es difícil decidir a quiénes se referirían exactamente las “negociaciones en materia de salud”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *