Todos ponen para pensiones de Pemex

Se llegó a un arreglo conforme la solución esperada para el pago de pensiones entre la principal empresa del país, Pemex, y su sindicato, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

El problema es grave. El pasivo laboral, actuarial, de Pemex es enorme: un billón 500 mil millones de pesos. Es la deuda laboral más grande del país y pone en jaque las finanzas de la petrolera estatal.

Con el acuerdo, Pemex podrá respirar. Y no hubo otra salida más que la incorporación de todos para resarcir este enorme boquete: trabajadores-sindicato, empresa y… Hacienda.

HACIENDA PONDRÁ LA PARTE PROPORCIONAL

Así es, Hacienda pondrá una parte proporcional al ahorro logrado entre el sindicato y Pemex. Así quedó establecido en la Reforma Energética para darle viabilidad a Pemex.

De por sí la deuda laboral de Pemex (que se dejó crecer por la falta de pericia y la irresponsabilidad de décadas), era un pasivo contingente del gobierno federal: Pemex pertenece al Estado mexicano y sus deudas, indirectamente, son del mismo Estado.

TRABAJADORES SIN UN PESO PARA SU PENSIÓN

El problema fue cómo se llegó a tener esta deuda. Los trabajadores de Pemex, a diferencia de todos los demás trabajadores del país, jamás pusieron un centavo para su pensión.

Desde 1997 se crearon las afores y, con ellas, las cuentas individuales donde los trabajadores de empresas privadas aportan parte  de su salario para su pensión y, además,  realizan un ahorro voluntario para tener una pensión decorosa. Los trabajadores de Pemex, en cambio, no pusieron un centavo para su pensión y, ahora, hay que salvarlos.

Decimos salvarlos porque Hacienda, con el dinero fiscal, deberá entrar a completar las pensiones de los trabajadores de Pemex.

¿PEMEX RECOBRARÁ CALIFICACIÓN CON ACUERDO?

El acuerdo era previsible. Los nuevos trabajadores de Pemex, igual que todas las demás empresas, tendrán su cuenta individual, y ahí van a poder aportar un ahorro voluntario.

Además, a los trabajadores con menos de 15 años de antigüedad, les elevarán —de 55 a 60 años— la edad de retiro, lo cual es natural, viendo que la esperanza de vida de la población mexicana (cifra entre los 74 y los 76 años).

Con el acuerdo de pensiones de Pemex, dirigido por Emilio Lozoya, se desactiva la principal bomba que había sobre la empresa productiva del Estado, y que, además, tiene un problema adicional: ver reducida su calificación por su propia deuda.

Esperemos que este arreglo pensionario le sirva a Pemex para mejorar su perfil de deuda y recobrar una mejor calificación crediticia que, como se sabe, tiene a más de uno molesto en Hacienda.

OHL-CNBV, LA PELEA POR LA METODOLOGÍA

Para la compañía constructora OHL, la metodología utilizada para dar a conocer su información a los inversionistas es la correcta.

Se trata de la metodología de rentabilidad garantizada, y no aforo garantizado. Sergio Hidalgo, director de OHL, nos explica que dicha metodología contable de rentabilidad garantizada para las concesiones es mejor que la de afores. Y pone como ejemplo el rescate carretero, que se llevó a cabo a finales de los años noventa, cuando las constructoras se basaron en aforos que no se cumplieron.

Además, señala, la rentabilidad garantizada fue consolidada por OHL en España, porque fue admitida como una contabilidad válida en la Comisión de Valores de España.

Aquí esperan que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, presidida por Jaime González Aguadé, les avale la contabilidad de rentabilidad garantizada, como un elemento contable válido para las concesiones en México.

Vamos a ver si la CNBV hace válida dicha figura, al igual que su par español, o si prefiere otro tipo de contabilidad. Esta va a ser parte de la respuesta que dé OHL a los requerimientos de información de la CNBV como parte de las auditorías provenientes del escándalo de grabaciones de Circuito Exterior Mexiquense.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.